domingo, 22 de julio de 2012

Nos mueve el tren


 Las vías de comunicación que no sean para automóvil privado, en este país, son un poco deficitarias. Vivo en un barrio de Valencia y en la capital del Túria, metro, tranvía, autobuses, bicicletas públicas… no será ni el mejor sistema, ni el más económico para el estudiante comecoles, pero te da una buena autonomía tanto en el espacio, como en el tiempo.
Qué tienes un curso en Gandía… pillas el metro, sales en la Estación del Norte, subes al cercanías y te plantas en la ciudad de los Borja… así es como 70 Km se transforman en una hora desde un piso en el ensanche.

¿Y si en vez de estar en tu pisito de la capi, estás en la residencia familiar de la playa de Oliva? Pues te vas caminando a la parada del bus, te esperas una hora, pagas (no hay bonos), llegas a Oliva (pueblo) te esperas otra hora, pagas de nuevo en otro autobús (sin bonos) y más de tres horas y cuatro euros después de haber salido de casa, llegas a la RENFE de Gandía… para hacerte una distancia que ronda los 15 kilómetros. Si no estás a las 20:10 horas en la estación, pierdes el último bus y te fastidias, ya que el ALSA que para en Gandía y pasa por Oliva tiene prohibida la subida de pasajeros con ese destino, debido a un monopolio de un convenio municipal con una empresa local.

Cualquiera pensaría que las largas distancias están mejor cubiertas que las cortas por ferrocarril o autobús… pero no. El trayecto ida-vuelta Valencia-Vitoria en ferrocarril, te cuesta casi 200€ y unas 16 horas totales y peor si decides coger unos ALSAs. Como siempre lo más económico es pillarte un Ryanair a Santander y empalmarlo con bus a Vitoria...

Nos hemos pasado más de 150 años invirtiendo y despilfarrando en vías y trenes. El tren, ha sido y es el medio más económico y ecológico para transportar bienes por el continente, y a remolque del comercio, el Estado nos facilita a las personas un transporte barato, colectivo e histórico, no como servicio, si no como derecho. Ahora primamos al transporte  de alta velocidad de personas y las mercancías nos las pasamos por el forro, cuando realmente son las mercancías y no las personas las que hacen el sistema sostenible…
Por este tipo de cosas, cuando leo noticias sobre AVEs, subvenciones a la FORD, planes renoves, construcción de costosas autovías junto a autopistas de peaje, inauguraciones de aeropuertos, se me revuelve el estómago, ya que si no tienes coche o no puedes mantenerlo, estás fuera del sistema.

¿Qué pasará cuando el precio del petroleo, impida a la mayoría de los españolitos utilizar el vehículo propio y haga insostenible el avión? O peor, ¿Qué pasará con los bienes de equipo o de consumo cuando salga caro transportarlos en camión? ¿ Cogerán el AVE?

lunes, 16 de julio de 2012

La divertida historia del nacionalismo orgánico (parte V)

Ahora vienen los fascistas

Vamos a los conceptos de nuevo, que esto del fascismo, trae tela... ¿Los nazis son fascistas?¿el franquismo es fascismo?¿por qué tenemos estas dudas?
El fascismo es el nacionalismo orgánico llevado a la máxima praxis, pero en todos los aspectos de la vida, tanto política como social, llevando a la patria al nivel mismo de la religión (creo que no hace falta seguir) ¿por qué los fascistas de países que no sean Italia, no aceptan el hecho de que son fascistas? son tan nacionalistas que no aceptan que su doctrina tenga su origen en una nación extranjera.


Bueno con esta simplificación grotesca defino fascismo, si os incomoda esta denominación, podemos hablar de regímenes fascistizados, que empezaron a surgir como champiñones desde el periodo de entreguerras hasta que Hitler se fue de vacaciones al infierno.


En un principio nace el fascismo en Italia, si bien es un régimen que comienza intentando crear un imperio, colonizando África cuando ya nadie colonizaba (porque ya no quedaba nada por colonizar) y reivindicando terruños de otros países, que les habían prometido en 1914 por traicionar la alianza con Austria y Alemania, declarándoles la guerra... pero eso solo es el principio, con el apoyo del monarca acabaron con el régimen parlamentario y prohibieron otros partidos.


Gracias a unos señores con carnet del partido, que se paseaban disfrazados y armados por las calles, existía un orden, pero también hubo un impulso en la arqueología y el estudio y conservación de la Historia, pero acompañado de banderitas, monumentos, estatuas etc. etc. para la gloria del nuevo régimen. El rearme y la nueva proyección de la industria nacional, les permitió ocupar Albania, Trípolitania... y mediante una marcha apoyada por nativos, marchar a Trieste y Fiume...


La persecución a minorías étnicas y religiosas no existió como tal al comienzo de la peripecia fascista en Italia (mientras que en otros países del Este con regímenes no fascistas si)


Es entonces cuando les salen imitadores, en Alemania, Hungría, Rumanía y prácticamente en el resto de países de Europa, aunque obviamente no llegan al poder en todos.

Una vez ya en el poder durante este periodo, hay un proceso, como todo. Uno de los primeros es intentar que la inmensa mayoría de la gente de la administración se una al partido de turno, excluir a la gente que no se considere de la "nacionalidad" del Estado, sustituyéndola por gente del partido, esto no adoctrina a las masas, pese a lo que pueda parecer, simplemente genera tribalismo partitocrático, la gente no defiende al partido porque adoren al líder o sigan sus ideales, simplemente saben que si cambia el régimen ellos se van a la calle.


Para justificar la exclusión de la gente no considerada "nacional" (pasa algo parecido con los miembros de otros partidos opuestos) mediante una eficaz manipulación de la prensa, se les hace ver como enemigos del Estado, traidores y otras cosas muy feas, en ocasiones existían juicios de los que salían absueltos, pero eso no era noticia. Haciendo funcionar bien la engrasada maquinaria estatal, se hacía a los miembros de toda esta burocracia cómplices de estos daños colaterales y se les recompensaba. 


De la exclusión, casi sin enterarnos pasamos a la persecución, ya sea por la recompensa, por órdenes o por movimientos esporádicos, existieron bonachones líderes europeos que al igual que el resto, la tomaron con los judíos, pero prefirieron enviarlos a otros continentes (que simpáticos estos eslovacos) 


La conquista territorial de los nazis, no implicaba la desaparición de organismos de gobierno y seguridad autónomos, todo lo contrario. A un nazi alemán le daba la misma repugnancia un húngaro que un eslovaco, pero a un fascista eslovaco le daba mucho más asco tener a un húngaro en su terruño y más si también era fascista... así que papá Adolfo, trazaba las fronteras de los nuevos países como le daba la gana (primando a las nacionalidades que le daban menos repelús) y después poniendo en el gobierno (si es que no estaban antes) a amiguetes ideológicos y ellos mismos se encargaban de "limpiar" su casita.


Vuelve a pasar lo de entreguerras, con las nuevas fronteras trazadas, hay que volver a intercambiar cromos o ya directamente deshacerse de ellos. La única diferencia es que en los años veinte, los encargados de llevarlo a cabo no eran fascistas y el Estado aún estaba en pañales, mientras que tras casi dos décadas, el Estado ya era funcional, y lo dirigían psicópatas. jo jo jo


Ahora vamos a ver la efectividad del chiringuito autonómico, que habían plantado los nazis en Europa. Siempre acabo en los Balcanes, (es donde ocurren las cosas más chulis en todo el siglo XX) así que en vez de disimular, dando cifras y letras del resto del continente, para acabar centrándome en Bosnia o Serbia, voy al turrón.


Los ejércitos búlgaro, italiano, húngaro, albanés*, rumano y alemán decidieron invadir Yugoslavia, gracias a esta invasión, las reivindicaciones territoriales de los vecinos nacionalistas se vieron saciadas... (mirad un mapa, no voy a escribiros sobre regiones que no sabéis dónde están) ¿que hacer con el resto? 


Entre lo que queda de Bosnia y Croacia, vamos a crear un país que se llamará Estado Independiente Croata, y se lo vamos a dar a un grupo terrorista ultranacionalista, perseguido  en todas las antiguas democracias europeas, por matar a diplomáticos europeos y a un rey.

Las estimaciones más fiables calculan que eliminaron alrededor del 20% de la población del Estado croata, unas 350.000 personas entre Croacia y Bosnia, superaron en eficiencia a los mismísimos nazis, los cuales, según el enlace del Alto Mando alemán en los Balcanes H. Neubacher cifraron en 750.000 asesinados por los Ustachas.
A practicar barranking 
¿A dónde irán en fila de tres?
















El mismísimo clero, que había dado legitimidad a este nuevo régimen y los fabricantes de jabón humano (es mi forma alargada de llamar a las SS alemanas) se escandalizaron ante esta nueva forma de limpieza. Poblados enteros lanzados por acantilados, pero solo de la forma, no de los fines... el premio gordo se lo llevaron los serbios, seguidos de gitanos y judíos. Tras la segunda guerra mundial dejaron de ser mayoría en Bosnia y Hertzegovina y casi desaparecen de la actual Croacia. Cinco décadas más tarde, en 1995, tras firmar el proyecto de adhesión croata a la Unión Europea, el ejército croata acabó la faena, invadiendo el protectorado internacional de Naciones Unidas y limpiando a más de 350.000 serbios de un Estado de cuatro millones... ¡Bienvenidos a Europa de nuevo!


El porqué de centrarme en los fascismos nacionales, en vez de en el alemán o italiano, es porque estos han pasado a la historia, de una manera desapercibida y mientras que en Alemania o Italia es delito pasearse con esvásticas, en Hungría, Croacia, Serbia, Eslovaquia, Rumanía, Bulgaria, Estonia, Lituania, Letonia, Ucrania y un largo etc. ahora está de moda hacer monumentos y poner placas a las personas que hicieron posible esos miniregímenes filonazis, no está mal vista la herencia y nombres e ideologías de partidos en el poder cómo en el caso húngaro derivan de los antiguos amiguetes de Adolfo.

Nadie se escandaliza cuando en Hungría o Rumanía, en la actualidad quitan derechos a las minorías étnicas, porque al igual que cuando se hizo en Alemania, estaba en el programa electoral. 





miércoles, 4 de julio de 2012

La divertida historia del nacionalismo orgánico (Parte IV)

Ser judío en Europa

Quienes piensen que eso de la caza mayor del judío solo es cosa de nazis está muy equivocado, era un deporte tradicional que se estaba perdiendo en Europa occidental, por eso de las cartas de derechos y esas cosas hippies, pero en el Este cada vez estaba más de moda, no era un deporte elitista, era un deporte popular.

En el viejo y vasto Imperio Ruso dónde la mayoría de la población trabajaba en el sector del trigo, existían poblados judíos, eso del judío prestamista  usurero no era una realidad, de hecho excepto por la religión y ciertas costumbres derivadas de la misma, pasaban por las mismas penurias que el resto de súbditos rusos, de hecho estoy seguro de que si algún españolito se paseara por ahí a finales del XIX, no notaría la diferencia entre un pope ortodoxo y un rabino.

Pues ahora viene lo diver, cada vez que había un conflicto social, económico o de carácter  cíclico, los súbditos del zar se dirigían a los poblados y los mataban a todos, también existía otra modalidad, la de extorsionarlos hasta que te dieran todas sus posesiones y luego los mataban a todos. Este tipo de caza mayor se denominaba pogromo.



Ante estos hechos, el instinto natural de supervivencia les hacía marchar al Oeste, refugiándose en las ciudades más occidentales del imperio, sobretodo en la Polonia rusa, dónde los judíos polacos les daban cobijo, viendo los urbanitas polacos cómo crecían y crecían los barrios judíos, los poblados agrícolas judíos pasaron a ser guetos urbanos, repitiéndose la historia de antes. (es que a las autoridades zaristas eso de los derechos humanos...)

Y es en este punto del XIX, cuando una gran oleada huyendo de sus vecinos, empezaron a refugiarse en los imperios fronterizos, me refiero a Alemania y Austria-Hungría, auténticos Estados de derecho, pero existía un problemilla, mientras las comunidades askenazis (judías del Este) habían crecido y evolucionado más o menos aisladas de sus vecinos, en estos Imperios, eran ciudadanos de primera, fíjense en Austria, dónde existía una auténtica libertad de cultos, por lo que ni la ropa, las costumbres o el idioma diferenciaban a un judío de otras personas de confesión diferente.

Todos conocemos a Sigmund Freud, que es un buen ejemplo, era un ciudadano austro-húngaro, nacido en Moravia (Chequia) pero en una zona de mayoría alemana, por lo que era un alemán de confesión judía nacido en una parte del Imperio donde la etnia mayoritaria era la checa, no hay ningún problema, por mucho antisemitismo que hubiera, esto era una realidad, al igual que Freud, muchos judíos eran ciudadanos respetables, importantes académicos, tenderos, agricultores...

Con la llegada masiva de estos refugiados, en la sociedad civil empezaron a aumentar las tensiones, muchos partidos políticos europeos se declararon antisemitas, ¡Incluso en Francia dónde prácticamente no habían!. Casi cuarenta años antes del nazismo, la Unión de partidos antisemitas alemanes planteó el exterminio de los judíos, el siglo XX en europa no parecía empezar con muy buen pié para el judaísmo.

Muchos optaron por irse a América o a tierra santa, donde organizaciones judías se encargaban de dar cobijo a refugiados, ayudarlos, facilitarles empleo o acceso a tierras. La comunidad judía internacional se dividió en dos posturas. La obvia: antes que judíos somos ciudadanos de nuestros países, americanos, ingleses, holandeses, alemanes, suizos... y por lo tanto mientras se respete el Estado de derecho y la libertad de cultos, aquí nos quedamos. La religión no determina la nacionalidad.
Y la menos menos obvia, debemos irnos a tierra santa a esperar la llegada del mesías y crear un Estado judío, lo contrario es esperar a que nos maten. Las ligas antisemitas estaban a favor de esta última, así como muchos de los emigrados que habían sufrido los pogromos en sus carnes.

La gran cuestión es si realmente eran cromos sin álbum, porque en occidente es innegable que formaban parte de la ciudadanía activa, se sentían (y se sienten) alemanes, belgas, austriacos... El hecho de que no seas católico no te hace menos español o francés, que uno que si lo sea, muchos creen que el nazismo perdió la guerra, por lo que veo en los medios y en los libros, han ganado.

Si yo fuera español de confesión judía, ¿alguien podría negarme que soy español? y si en vez de serlo ahora, lo fuera en los años treinta... que casualidad, tampoco. Sin embargo si hubiera vivido en Alemania siendo judío en los años treinta, para los libros de historia no sería alemán... algo me dice que el nazismo no ha perdido del todo.

En la próxima entrada hablaremos del nacionalismo orgánico en la conformación del fascismo y de su influencia en el comunismo. 

La divertida historia del nacionalismo orgánico (Parte III)

Los cromos sin álbum

Tras la Primera Guerra Mundial, los grandes imperios multiétnicos se dividieron arbitrariamente en diferentes Estados-nación, también multiculturales, pero con una política interior de carácter nacionalista, también se dieron intercambios de cromos en Centroeuropa pero en menor medida que en el Sudeste.

Aunque Alemania había perdido la guerra, en Checoslovaquia, Polonia, Hungría, Rumanía o las repúblicas bálticas, existía una minoría alemana muy importante, esa minoría suponía un problema para crear una nación dónde todos sus felices habitantes fueran igualitos y amiguitos, ya que tras la desaparición de los Imperios, la nueva república alemana, pese a haber perdido territorios, era obviamente más poderosa que sus nuevos vecinitos, y esos alemanes étnicos fuera de Alemania, eran sospechosos en sus nuevos países, de formar parte de una quinta columna pangermánica, que a la larga amenazaría con la unidad de la ancestral nación, creada desde una sala de reuniones en Paris hace unos pocos meses, dando pie a un casus belli...

¿Cómo deportar o intercambiar a gente que hasta hace nada eran las élites locales? si el país al cual los queremos tirar fuera pequeñito, no pasaría nada, pero coño, es Alemania, si los tiramos, lo considerarán un ataque directo a los derechos de los alemanes y nos meten una paliza, si los intentamos asimilar mediante políticas nacionalistas, nos meten una paliza, si no les hacemos caso... paliza, que putada.

Mientras tanto podemos coger al resto de cromos que nadie reclama y deshacernos de ellos marginándolos para que acaben perdiendo su identidad cultural, sin nación no están en la Sociedad de Naciones, por lo que no existen.

Respecto al problema alemán, se acabará solucionando prohibiendo a Alemania tener un ejército operativo, regalando todo el armamento útil a los vencedores, ante este panorama muchos Estados, vieron luz verde a políticas discriminatorias más duras sin temor a una represalia teutona, aún así, los alemanes étnicos sufrieron menos esas políticas que el resto de minorías.

Podría hablaros de vlacos, szeklers, gagausos o de los scobitsi (una secta de eunucos flagelantes) los romaníes me los guardo para después, pero me centraré en culturas que no hayan sido destruidas y que podáis entender y situar facilmente.

Acabando, si os dan penita los alemanes, dispersos por toda Eurasia sin que nadie les quiera excepto en Alemania o Austria... preparaos porque en el próximo episodio vienen los más jodidos, los que practican la fe judía, los judíos.


martes, 3 de julio de 2012

La divertida historia del nacionalismo orgánico (Parte II)

La puesta en práctica: La era del trueque


Prosiguiendo con el modelo de divulgación de la entrada anterior, centrado en sustituir palabras como "macabro" por "divertido" para evitar herir sensibilidades, vamos a ver como en el territorio europeo se crearon diferentes álbumes de cromos, de esa manera las diferentes élites pudieron decidir quién era un cromo válido para su colección y quien no, pudiendo intercambiar los que no consideraban aptos por otros que si... muchos cromos se quedaron sin álbum, pero de eso hablaremos más tarde.

Ya he comentado la existencia de grandes imperios a finales del XIX, lo que hacía que memorizar mapas políticos fuera para los escolares muy sencillo, hoy en día ni nosotros sabemos con qué Estados hace frontera España. ( hagan la prueba que al final de la entrada tendrán la respuesta)

Uno de mis favoritos es Kakania, también conocido cómo el Imperio Austro-Húngaro, un Estado multiétnico, dónde existía un equilibrio entre las diferentes nacionalidades, su funcionamiento era muy simple, Los Checos eran mayoría en la actual Chequia, pero competían con la minoría alemana bien asentada en los Sudetes, la cual se apoyaba en Viena, por contra los mismos checos eran minoría en la actual Eslovaquía, apoyándose en las instituciones kakanianas para que se garantizaran sus derechos y así podemos continuar con todas las culturas del Imperio.

La existencia de presencia de todas las nacionalidades fuera de su foco principal, hacía que mientras en un sitio intentaban tener más autonomía, en otro intentaban que hubiera menos por miedo a que la mayoría les ninguneara. generando un equilibrio global dónde las diferentes economías regionales se complementaban, convergiendo en un aparente caos que funcionaba.

Ahora viene lo diver... Algo pasaba en los Balcanes, hasta 1913, pequeños países inapreciables estaban ganándole terreno al Imperio Otomano, creciendo más y más a costa del enfermo de Europa que se quedó arrinconadito en la actual Estambul y su hinterland, pero al igual que en Kakania, en este Imperio había un equilibrio entre las diferentes culturas que lo poblaban, alguna matanza, algún levantamiento de vez en cuando, pero eran cosas habituales (si no recordad el XIX español) Bulgaria, Grecia, Serbia, Montenegro y Albania aparecen con fronteras similares a las habituales. pero sus habitantes distan mucho de ser como los actuales. 

Tras la Primera Guerra Mundial, las fronteras se ratificarán y pese a que Turquía quedaba reducida a un pequeño Estado en el centro de Anatolia entre una gran Grecia y una gran Armenia, Mustafá Kemal,con un par de huevos, se pasó por el forro al sultán y prosiguió la guerra por su cuenta hasta que consiguió lo que quería, Turquía. Es ahí cuando empieza el intercambio de cromos que caracterizará la  historia europea hasta la actualidad.

¿Qué hace falta para crear una nación de verdad? nacionalistas 
¿Qué hace falta para que exista una buena convivencia en la nueva nación? ¿una buena carta de derechos? ja ja ja, no me seais hippies, una homogeneización cultural dónde todos hablen igual, recen igual y se parezcan, el resto que se jorobe, la aplicación de esas políticas tiene el nombre de... aprobados: Nacionalismo Orgánico

Lo más sencillo era desnaturalizar culturalmente zonas, cuya etnia previa a las nuevas fronteras (o viejas) fuera diferente a la oficial, movilizando a la población original con escobas a otro sitio, inicialmente turcos, griegos, búlgaros y compañía se entendieron muy bien, la baja demografía hacía del intercambio forzado de poblaciones el mejor medio para llenar huecos provocado por los mismos intercambios o por la deportación...

-Griegos de Turquía o Bulgaria a Grecia,  búlgaros de Rumanía, Grecia o Turquía a Bulgaria, turcos a Turquía... ¡espera! ¡Un momento! este barco lleno de cromos turcos que nos envían desde Bosnia, no son turcos, ¡son eslavos!... y este otro que nos envían desde Grecia... !Son albaneses! me has timado tio...
-Pero si son musulmanes ¿qué mas te da?
-Te pedí explicitamente turcos idiota, no los quiero.
-Pues antes de embarcarse ya hemos llenado sus casas y tierras de ocupas así que... es cosa suya

Y así es como desde el Caucaso hasta el Adriático 5 millones de musulmanes pudieron huir de las nuevas patrias que se conformaron en el continente europeo solo durante la década de los veinte, digo pudieron, porque 5'5 millones murieron por el camino de inanición, enfermedades, por dormirse en una fosa común o por chocarse accidentalmente con un objeto contundente o bala. Fueron recibidos con indiferencia en sus nuevos lugares de acogida, principalmente porque las autoridades, eran británicas o francesas, no teniendo ningún tipo de soberanía los nativos de Siria, Transjordania, Irak y por supuesto Palestina... pero exportaron una idea europea que cuajaría muy bien, en una nación de verdad, las nacionalidades que no sean la "oficial", no existen. o sea el nacionalismo orgánico llevado a la práctica.

Pezqueñines, ya sabeis como se empezaron a construir los diferentes países de Europa bajo el amparo de la Sociedad de Naciones (la ONU de la época) y de la nueva doctrina Wilson de autodeterminación de los pueblos... que por cierto, si analizáis la figura y el contexto de W.Wilson, entenderéis mejor su lenguaje, que si lo hacéis con el políticamente correcto del siglo XXI y os aseguro que entendereis mejor porque estas políticas étnicas aquí descritas se transformaron en el modus operandi a seguir de cualquier nueva nación.

Seguro que en la primera parte pensabais que los turcos eran unos malutos... pues ahora nosotros también y eso que aún no hemos llegado al fascismo ni a otras ideologías chachiguachis.

Solución: Francia, Portugal, Marruecos, Andorra y Gibraltar

En el próximo episodio: Los cromos sin álbum


lunes, 2 de julio de 2012

La divertida historia del nacionalismo orgánico (parte I)

Los orígenes 


Hace unas cuantas entradas me comprometí a hablar de los grandes logros del nacionalismo orgánico en Europa durante el siglo XX, mucha gente no entenderá muchos de los conceptos con los que les voy a intentar adoctrinar, por el sencillo hecho de que no se explican ni en la universidad, por lo que intentaré ser lo más explícito posible.

Para empezar ¿Qué es eso del nacionalismo orgánico? es una forma de nacionalismo en la cual los rasgos étnicos heredados son más importantes que la voluntad de los individuos a la hora de conformar  y dirigir un Estado. Pero eso de "etnia" ¿se refiere a la raza? cuando el desprecio a otras culturas no estaba mal visto, si, ahora sencillamente hace referencia a los rasgos de una cultura diferenciada de otras culturas diferenciadas.

Con todo esto ya casi somos sociólogos,  ahora bien, antes de la Unión Europea existían otras grandes estructuras cuya soberanía regían Europa, son los llamados Imperios, el primer Imperio en practicar eso del nacionalismo orgánico a una escala macro, fue el Otomano. El enfermo de Europa lo llamaban, la etnia dominante a grandes rasgos eran los turcos, los cuales tras entrar en contacto con los conceptos de Estado-Nación, pensaron que como etnia superior, se merecían uno, si hijos, me refiero a Turquía,, estos señores se occidentalizaron muy rápido y decidieron tener un espacio en la península de Anatolia (Asia Menor) dónde ellos fueran mayoría, pero existían tres grandes problemas, griegos, kurdos y armenios.

Los primeros eran intocables ya que los ingleses y la Europa cristiana en general les habían tomado cariño por eso de Sócrates, Platón y esos señores gays de hace más de dos milenios, los pocos europeos de verdad que se acercaron a Grecia, pudieron comprobar que en el XIX no eran más que tribus de cabreros que se mataban unos a otros, pero se callaron para salvaguardar el mito. Los kurdos eran un problemilla, pero pequeño, eran musulmanes y estaban muy dispersos. Por último los armenios ocupaban gran parte de anatolia oriental, eran cristianos y no tenían un país de primera que les hubiera pillado cariño... mientras en Europa todos estaban atentos a las noticias que venían de una guerra entre japoneses y rusos, los turcos calaron ballonetas a las escobas y barrieron a los armenios de Anatolia, reduciéndose su existencia a una pequeña región del Caucaso (Cuando digo barrer, digo matar, exterminar, genocidar, pero de verdad)
Mientras los europeos se deleitaban con el hundimiento de la flota zarista en el lejano oriente, los otomanos habían comenzado la primera fase para la creación de la Turquía moderna, si señores, a partir de ese momento la limpieza étnica se convirtió en una divertida forma de hacer países normales y el hecho de no haber hecho lo mismo con los kurdos, ha degenerado a que en la actualidad, la democrática Turquía bombardee con aviones (de un ejército de la OTAN) a poblados de kurdos, tanto dentro como fuera de sus fronteras, justificándose con que son campamentos del grupo terrorista del PKK (Partido de los Kurdos del Kurdistán)  por mucho menos lanzamos pepinos a Gadafi hace un año.
Mientras tanto nosotros aquí luchando con jueces contra ETA...

En la siguiente parte hablaremos de cómo Turquía se quedó sin griegos y Europa sin turcos, ¡la divertida era del trueque!

De ciudadanos, súbditos y tiranos (parte III)



Hace muchos años, cuando la selección española ganó la Eurocopa, recuerdo haber visto varios partidos en los chiringuitos, no soy futbolero, pero me gusta disfrutar de un partido con los colegas, los cuales me explican quienes son los diferentes jugadores, quien es bueno, quien es malo aunque nunca he conseguido entender qué es un fuera de juego. Tras la victoria me sentí eufórico, banderas españolas, en la tele, en la calle, en la boca de todos, por primera vez en mi vida veía a gente normal sin ideologías extrañas afirmar su orgullo de ser español.

Recuerdo que España aún no iba mal, me sentía parte de un país de verdad, próspero, libre y dónde todas mis aspiraciones y problemas se verían apoyados por el Estado, mira si era así que me cambié de carrera, en secreto, pero lo hice, ya que tenía un buen empleo veraniego y "minijobs" el resto del año, con los que me pagaba la carrera y mis caprichos sin injerencias familiares.

Recuerdo la xenofóbia, el país se veía plagado de inmigrantes, muchos de origen latino, otros del Este, africanos y asiáticos, cuyas definiciones en lengua común eran "panchitos", "pakis", "moros", "chinos" y "búlgaros/rumanos", la defensa de los valores patrios nunca se habían visto tan defendidos por los nativos, mientras los que se presentaban a las elecciones hablaban de mano  dura, pactaban en secreto con los diferentes líderes de las comunidades de inmigrantes para captar votos, al tiempo que los diferentes cascos históricos de los pueblos costeros eran ocupados por guiris, muchos de ellos habían encontrado el mejor lugar para acabar sus días.

España molaba, después la selección ganó el mundial, algo cambió, la misma parafernalia pero un sabor extraño, la euforia se mezclaba con el miedo a la palabra crisis, muchos la defendían y otros la negaban, pero todos estábamos de acuerdo de que eramos los mejores, que saldríamos adelante y que las vacas flacas que estaban por venir no serían para tanto...

Ahora, con la Eurocopa ganada de nuevo, veo el cambio, no he visto ni un partido, ni me he planteado ir al bar porque no puedo y no creo que visite ningún chiringuito este verano, tres cubatas vienen a ser mi presupuesto semanal para comer, mientras Valencia se despierta desde hace tres días con una niebla sabor barbacoa, los medios y la  gente solo hablan de la copa, no les culpo, es mejor así.

Ya no se ven tantos inmigrantes, de hecho conozco a mucha gente que ya se ha ido o tiene planteado irse, Europa es un buen destino, América también, muchos se van a Perú, Chile, Venezuela, Colombia... países cuyos emigrantes hemos despreciado largo tiempo, otros aprenden árabe o ya casi tienen cama en China o la India, un buen tinte rubio puede ser un pasaporte a la próspera Alemania, pero por mucho empleo cualificado que nos puedan ofrecer, lo que consideramos un buen salario, para los nativos teutónicos no deja de ser poca cosa para el empleo desempeñado... pero no nos importa porque nuestra mentalidad ha cambiado, eso es, ahí está.

Ahora somos un pueblo mendigo y desesperado, a la espera de que el palo de nuestros amos por lo menos nos permita comer, la esperanza tras el mundial de que saldríamos adelante ha muerto, siento cierta empatía con los presos políticos de ciertos países totalitarios, cuyos únicos deseos son saber "hasta dónde" y "hasta cuando" llegará su pena impotente por ser persona, con la diferencia de que yo he podido votar a mis líderes y aunque a veces me niego a creerlo, considero merecida una buena hostia por haber hecho el gilipollas, si a la larga conciencia a los ciudadanos de que hay que implicarse más en el gobierno de la nación, democracia es responsabilidad.

Mayoría absoluta del PP, Rajoy presidente, el plano autonómico, provincial y local es azul... Sus medidas para superar la crisis son bien conocidas ¿Seguro que pagan justos por pecadores?

Mal momento para cambiarse de economía a historia.

domingo, 1 de julio de 2012

Salvad al soldado gris



En mi más tierna niñez, cuando mis mejillas aún eran sonrojadas y lisas, mi inocencia, la norma y el Equipo A mi referente paterno, amasaba grandes arsenales de plástico, véanse tanques, aviones, infantería y de todas las naciones: la vede oscuro, la verde clara, los grises, algún indio, los normales (1/32), los enanos (1/72) y una curiosa locomotora de la RENFE que arrollaba de vez en cuando a los idiotas que se ponían en las vías. La tienda del todo a 100 y el mercadillo de los jueves eran mi mercado negro de armas y mercenarios particular.

La primera comunión fue uno de los momentos más importantes de mi carrera militar, más de cien marineros saludando marciales a un servidor trajeado de almirante con galones y todo, ¿cómo iba yo a conformarme a ser un simple soldado raso tras mi dilatada experiencia en combate en tantos escenarios tan diferentes y distantes?

Pero entonces llega el día que todo buen veterano teme, te levantas, haces tus tareas, enciendes tu Pentium 166 de la comunión, ejecutas el Command & Conquer y te pones a dirigir el ejército rojo contra las malvadas fuerzas de la democracia, mientras tus progenitores copulan tranquilamente sin temor ya a una escaramuza de exploradores, en busca del soldado gris del mortero, cuyas últimas coordenadas apuntaban su posición, bajo el lecho conyugal...

Pasan los meses y tu PC se escacharra, entonces te vuelves a poner tus galones, preparas el escenario, pero el gran ejército popular escroniano ya no existe, licenciados, abandonados a su suerte, sustituidos por imágenes formadas por píxeles bombardeadas desde un tubo de rayos catódicos, tus fieles lugartenientes y sus hombres que te habrían seguido hasta la muerte ya no están. 

Entonces decides hacerles un último homenaje, encuentras al soldado gris del mortero que te mira, su inexpresiva faz, te observa, cualquier otro ser humano solo vería una tosca figurita de plástico hecha en China hace más de dos décadas, una vieja gloria de la guerra fría, pero tu sabes que es algo más, forma parte de ti, no puedes tirarlo... 

En el fondo sabes que no siente ningún tipo de empatía hacia ti, porque  te odia, lo abandonaste a su suerte, no enviaste un comando de rescate, mientras el era testigo de hechos horrorosos por lo menos una vez a la semana y cuando retorna a la patria, ni desfiles, ni recibimiento con honores o medallas, porque el mundo que conoció ya no existe, el transcurso natural de las cosas se vio truncado por un electrodoméstico y le impidió una muerte digna, enterrado vivo en una maceta o ahogado tras caer por un desagüe y ahora queda condenado a una eternidad solitaria, como muestra de una era que ya no existe en el primer mundo, la infancia "analógica" y libre.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...